El derecho de familia como pilar fundamental

El derecho de familia como pilar fundamental

Publicada en Publicada en BLOG, SERVICIOS

Los despachos de abogados están compuestos por profesionales que atienden con especial sensibilidad y cuidado las materias relativas al Derecho de Familia. Los abogados de familia tienen la finalidad de guiar a los clientes a través de un conjunto de normas e instituciones jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros que integran la familia, entre sí y respecto a terceros.

El objeto de estudio del derecho de familia, es la familia. Ésta es definida como el “conjunto de personas que se hallan unidas por vínculos de consanguinidad o adopción fundada en base a personajes llamados padres y los hijos de ellos que viven en un hogar cultivando los afectos necesarios y naturales con intereses comunes de superación y progreso” (Espinoza, Félix).

Las dos instituciones fundamentales del derecho de familia que se manejan en estos célebres despachos de abogados son el matrimonio y la filiación. Además, los cuerpos normativos dedicados al derecho de familia se preocupan de la situación de las personas sujetas a la autoridad de otro, por ejemplo: Matrimonio y sus efectos, Filiación y Adopción y sus efectos, Guardas, Estado civil y Derecho de alimentos.

Los abogados de familia se encargan comúnmente en manejar el nivel legal de los divorcios en todos sus tipos:

  • Divorcios de mutuo acuerdo: En un despacho de abogados se le conoce como “Divorcio Exprés”, ya que por mutuo acuerdo se conviene, en su caso, la guarda y custodia de los hijos menores del matrimonio, la atribución del domicilio conyugal, el régimen de comunicaciones, visitas y estancias con los hijos, pensión de alimentos, pensión compensatoria y la atribución al sostenimiento de las cargas familiares.
  • Divorcio contencioso: Los abogados de familia manejan este tipo de divorcio cuando no haya sido posible llegar a un entendimiento entre los cónyuges. Se establecen unas medidas provisionales previas a la demanda, para pacificar la situación conyugal y determinar la atribución de la guarda y custodia, la comunicación, visitas y estancias del cónyuge no custodio con los hijos menores de la pareja, la pensión alimenticia y de sostenimiento de las cargas familiares. Además, en el juicio se incluirán otros pronunciamientos (pensiones compensatorias, atribución del vehículo, segundas residencias, etc.) entre el que por supuesto estará la disolución del matrimonio por divorcio.